Creatividad, Motivación e Incentivo

Con Seba Sanchez hemos discutido largamente acerca de las condiciones necesarias para que la creatividad pueda operar de manera eficiente en un entorno de trabajo habitual y rutinario pues, trabajar con uno de nosotros no es fácil: Somos gente obsesiva, despistada, rebelde, trabajólica y crítica. Nos afectan los entornos, la luz, el color, los muebles y sobre todo, el ambiente de trabajo.

No es posible tratar de incentivar a una persona creativa igual que a una persona más racional. Porque la manera en que vemos el mundo y nuestras expectativas de vida son muy distintas.

En este video de la consultora RSA, se hace un estupendo análisis de como funcionan los trabajadores de pensamientos disruptivo versus los de pensamiento lineal. No es que unos seamos mejores que otros, eso puede darse de manera transversal.

El problema es que no podemos pretender que la gente que tiene una operativa mental distinta a la nuestra trabaje como nosotros y vice versa. Entender estas diferencias sustanciales puede hacer que una empresa donde la creatividad es vital para el desarrollo de los proyectos, sea existosa y no una puerta giratoria de talentos disconformes.

No todo es plata en la vida, aunque suene a cliché de neohippie, pero es cierto. Mucha gente hace las cosas simplemente porque quiere hacerlas, sino no existirían los voluntariados, los hobbies, el OpenSource, etc: Un buen desafío puede resultar más estimulante que un buen aumento. Mismo caso para tiempos libres, horarios y descansos.

Si el caso te suena parecido, toma nota! (está en inglés!)

Join the conversation

6 Comments

  1. Estoy de acuerdo, no podemos estar sin generar nada, y menos en un mundo tan competido, aunque el terino creatividad es muy conflictivo, a veces la usamos como si fuera un don, un momento de luz para resolver las cosas cuando en mi particular punto de vista, la creatividad es mas el nacimiento de el entorno con el que nos rodeamos, el profesor H. Gordisher una vez me dijo, “para cagar hay que tragar”, ente mas le metamos cosas a la cabeza, más posibles cosas podemos escupir.

  2. Una investigación muy relevante y una entretenidísima presentación. Gracias por difundirlas en tu blog.

    Eso sí, permíteme discrepar de tu interpretación acerca de cómo los incentivos funcionan de manera distinta entre personas “creativas” y “racionales”, o de “pensamientos disruptivos versus los de pensamiento lineal”. Como dices, no es que unos sean mejores que otros, pero esta investigación ni siquiera aborda esa dimensión.

    La diferencia significativa se produciría entre tareas que requieren habilidades mecánicas y tareas que requieren al menos habilidades cognitivas rudimentarias, sin importar tanto la formación o el origen cultural de las personas. Aquí la brecha entre “creativo” y “racional” se vuelve difusa y más bien pierde sentido, pues las tareas consideradas normalmente racionales y cuadradas (como la ciencia y la ingeniería) se benefician enormemente de un ambiente que fomente la creatividad para el desarrollo de soluciones innovadoras. Y, por otra parte, la creatividad sin el cauce que da la razón se desboca y no llega a ninguna parte. Para mí son procesos complementarios.

  3. Chipi: Gracias. Un Abrazo!

    Aníbal: Eso es super cierto. Nosotros más que nada “innovamos” en el sentido que tomamos elementos que existen en el medio para transformarlas en nuevos paradigmas de comunicación temporal.

    Ricardo: Quizás me expresé mal, son items separados. El Video de RSA era un complemento a la discusión que habíamos tenido con Seba Sanchez y no es que este artículo esté dedicado en sí a su análisis. Comparto plenamente lo que dices. Lo que si destaco del video es lo relativo a que muchas veces se vuelve un mejor incentivo para la gente creativa ponerle desafíos distintos a labores rutinarias, de manera que no sientan que se están estancando, algo que es super común en el momento en que un diseñador se vuelve existoso y comienza a gerentear demasiado.

    Separarse de aquello que nos motiva por asumir completamente labores rutinarias no es posible de equiparar al incentivo monetario. Plata no es igual a motivación. Hay gente en bancos que le pagan mucho y se van a empresas más chicas para desarrollar negocios.

    La cosa es que la gente que usa la creatividad como modo de trabajo se incentiva distinto según su modo de ser, y es ahí a donde quería apuntar.

    Saludos! Felipe

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.