Die Öffnungdürer


Mucho se habla del renacimiento italiano y la inconmensurable influencia en las artes posteriores, sobretodo en el desarrollo del estudio de la perspectiva y su valor geométrico. Sin embargo, para la Alemania del siglo XVI, el afán matemático e histórico de la concepción clásica del mundo no convencía tanto a los teutones como el representar de manera coherente su visión policromática del medioevo, conjugando el realismo del detalle con la rigurosidad de la geometría.

Preocupado por conciliar estas dos visiones respecto a la pintura, el eximio grabador, pintor y matemático Albrecht Dürer decide investigar sobre la composición en el espacio. Para ello, introduce una tecnificación de la imagen denominada Die Öffnung (el Portillo), que consistía en vidrio cuadriculado soportado en un bastidor de madera, apoyado de un “ocular movil” que obligaba al artista a mirar con un solo ojo que permitían al artista parcializar la imagen, establecer los puntos de referencia a través de puntos geométricos y “calcar la imagen” con una gouaché blanca o tinta.

La gran innovación de su invento es que logró al mismo tiempo fijar una imagen temporal y aplanar sus campos visuales para organizarlos de manera regular en una grilla sobre la que luego se podía basar y trabajar con suma precisión, no teniendo que subyugarse al sino del movimiento humano y congelar, como una fotografía, el gesto para luego abordar el detalle, y a mismo tiempo consiguió consiliar dosperspectivas de ver el mundo.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.